Panes elaborados sin gluten, sin lactosa y sin conservantes
Oferta Flash: te regalamos dos panecillos solo hoy y mañana por compras superiores a 29€. Se te añadirá solo al carrito gratis.
cúrcuma

Alimentos antiinflamatorios para primavera

Alimentos como la cúrcuma o el mijo son conocidos por sus propiedades antiinflamatorios. En primavera se da un potencial aumento de la inflamación por alergias y diversos ajustes en nuestro organismo que pueden causar baja energía, cansancio o fatiga.

Adaptar tu dieta a los retos de la primavera te ayudará a combatir la inflamación y fortalecer tu salud.

La inflamación en primavera

La exposición al polen y otros alérgenos durante la primavera puede desencadenar una respuesta inflamatoria en algunas personas. Las alergias pueden presentarse de dos formas:

  • Alergia estacional: los síntomas se dan en primavera, verano u otoño y, generalmente, se deben al polen o a las esporas de moho.
  • Alergia persistente: los síntomas ocurren durante todo el año. Las causas incluyen ácaros del polvo, caspa de mascotas, moho y partículas de insectos.

Causas

Las alergias son respuestas exageradas del sistema inmunológico a sustancias inofensivas que normalmente no afectan a la mayoría de las personas. Estas sustancias se llaman alérgenos. Las principales causas de las alergias incluyen:

  • Polen: las alergias estacionales son causadas por la exposición al polen de árboles, pastos y malezas durante ciertas épocas del año.
  • Ácaros del polvo doméstico: los ácaros son pequeños insectos que se encuentran comúnmente en el polvo doméstico, especialmente en colchones, almohadas y alfombras.
  • Moho: el moho es un tipo de hongo que puede crecer en interiores en áreas húmedas y mal ventiladas, como baños, sótanos y cocinas.
  • Caspa de animales: las proteínas presentes en la piel, saliva y caspa de mascotas como gatos y perros pueden desencadenar reacciones alérgicas.
  • Insectos: las picaduras de insectos, como las de abejas, avispas, hormigas rojas y mosquitos pueden producir síntomas de alergia.
  • Alimentos: algunas personas son alérgicas a ciertos alimentos, como cacahuetes, nueces, mariscos, leche, huevos, trigo y soja.
  • Medicamentos: se pueden desarrollar alergias a ciertos medicamentos, como antibióticos (por ejemplo, penicilina), aspirina y medicamentos para la presión arterial.
  • Látex: el látex, presente en guantes de goma, dispositivos médicos y algunos productos elásticos, puede causar reacciones alérgicas en algunas personas.

Las causas exactas de por qué algunas personas desarrollan alergias y otras aún están en investigación. Se cree que la genética o la exposición ambiental, entre otros factores, pueden desempeñar un papel en su desarrollo.

¿Qué es una dieta antiinflamatoria?

Una de las herramientas para combatir la inflamación es la dieta. Nuestra alimentación puede ser tanto una aliada contra la inflamación como una enemiga, en función de los productos que consumimos habitualmente.

La inflamación es uno de los factores esenciales en el desarrollo de enfermedades crónicas, por lo que reducir su impacto es fundamental para nuestra salud general.

La inflamación ha sido identificada como síntoma de otras patologías como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, la epilepsia o el cáncer.

Alimentos que causan inflamación

Algunos alimentos pueden aumentar la inflamación, especialmente cuando se consumen en exceso o si una persona es sensible o alérgica a ciertos ingredientes.

Es recomendable intentar evitar o limitar estos alimentos tanto como sea posible:

  • Alimentos procesados y ultraprocesados: productos alimenticios que contienen ingredientes artificiales, conservantes, colorantes y edulcorantes pueden desencadenar una respuesta inflamatoria.
  • Azúcares añadidos: los alimentos y bebidas que contienen altos niveles de azúcares añadidos, como refrescos, dulces, pasteles y galletas, pueden contribuir a la inflamación en el cuerpo.
  • Grasas trans y grasas saturadas: las grasas trans, presentes en alimentos fritos y procesados, así como las grasas saturadas, presentes en productos lácteos ricos en grasa y carnes grasas, pueden promover la inflamación cuando se consumen en exceso.
  • Carbohidratos refinados: alimentos como pan blanco, pastas refinadas y productos horneados hechos con harina blanca pueden aumentar los niveles de azúcar en la sangre y promover la inflamación.
  • Alcohol: el consumo excesivo de alcohol puede aumentar la inflamación en el cuerpo y contribuir a una serie de problemas de salud.
  • Carnes procesadas y carnes rojas: las carnes procesadas, como salchichas o embutidos, así como las carnes rojas como la carne de res y el cerdo, pueden aumentar la inflamación cuando se consumen en exceso.
  • Productos lácteos de alta grasa: algunas personas pueden experimentar inflamación debido a la intolerancia a la lactosa o a una reacción alérgica a las proteínas lácteas presentes en la leche, el queso y otros productos lácteos.

Alimentos antiinflamatorios

Según el Dr. Frank Hu, profesor de nutrición y epidemiología en el Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard, “muchos estudios experimentales han demostrado que los componentes de los alimentos o bebidas pueden tener efectos antiinflamatorios”.

Una dieta más natural y menos procesadas pueden tener efectos notables en nuestra salud física y emocional. “Una dieta saludable es beneficiosa no solo para reducir el riesgo de enfermedades crónicas, sino también para mejorar el estado de ánimo y la calidad de vida en general”, afirma el Dr. Hu.

A continuación, te indicamos una serie de alimentos que reducen la inflamación, lo que implica reducir también los síntomas de enfermedades crónicas o las posibilidades de desarrollarlas.

Cúrcuma y pimienta

La curcumina, el colorante presente en la cúrcuma, es una sustancia bioactiva que puede ayudar a combatir la inflamación.

La curcumina contiene polifenoles, unas sustancias que actúan a nivel celular sobre la inflamación y la oxidación, aliviando los efectos de patologías como la artritis, la ansiedad, los niveles elevados de grasas en sangre y el síndrome metabólico.

También tiene efectos positivos en personas sin ninguna patología diagnosticada, provocando un aumento del rendimiento físico, la concentración y una disminución del estrés.

El problema es que la curcumina es de difícil absorción durante la digestión. Se metaboliza y elimina rápidamente.

Sin embargo, se ha observado que existen algunas sustancias como la piperina que aumentan la biodisponibilidad de esta especia; es decir, ayudan al organismo a absorberlo y así beneficiarse de sus efectos positivos.

La piperina es la sustancia que se encuentra en la capa exterior de la pimienta negra y es responsable de su sabor picante.

Mijo

El mijo es un grano integral que se ha consumido durante siglos en muchas partes del mundo y se considera una opción muy saludable en la dieta.

Si bien no se ha estudiado específicamente su capacidad para reducir la inflamación en comparación con otros alimentos, el mijo tiene algunas características que podrían contribuir a un efecto antiinflamatorio:

  • Rico en antioxidantes: el mijo contiene antioxidantes como polifenoles y flavonoides, que tienen propiedades antiinflamatorias al combatir el estrés oxidativo en el cuerpo.
  • Alto contenido de fibra: el mijo es una buena fuente de fibra dietética, que puede ayudar a promover la salud digestiva y reducir la inflamación en el intestino.
  • Bajo índice glucémico: el mijo tiene un índice glucémico bajo, lo que significa que no causa un aumento rápido en los niveles de azúcar en la sangre. Esto puede ser beneficioso para reducir la inflamación asociada con los picos de azúcar en la sangre.
  • Fuente de nutrientes: el mijo es rico en vitaminas del grupo B, magnesio, hierro y zinc, que son nutrientes importantes para la salud general y pueden tener efectos positivos en la reducción de la inflamación.

Con el Pack Primavera de Leon The Baker podrás disfrutar de los beneficios nutritivos de estos alimentos sin renunciar al sabor y a la variedad que debe incluir cualquier dieta saludable. Incluye nuestro pan de cúrcuma y pimienta negra, antiinflamatorio y antioxidante, así como la hogaza de mijo, que nos ayuda a proteger la flora intestinal.