Panes elaborados sin gluten, sin lactosa y sin conservantes.
Gastos de envío gratis a partir de 29€
pan de molde sin conservantes

Cómo seleccionar un pan de molde sin conservantes

Para elegir un pan de molde sin conservantes es importante prestar atención a las etiquetas del producto y conocer marcas especializadas en productos más naturales como Leon The Baker.

En este artículo te dejamos algunos consejos para ayudarte a elegir y conocer mejor en qué se diferencia un pan de molde sin conservantes de uno común.

Origen del pan de molde

El pan es uno de los alimentos preparados más antiguos del mundo. En la actualidad se sabe con certeza que los humanos han estado horneando pan de diferentes formas durante unos 30.000 años. Pero el pan cortado previamente fue una innovación del siglo XX.

Los primeros panes comerciales cortados automáticamente aparecieron el 6 de julio de 1928 en Chillicothe, Missouri. Para cortarlos, se utilizó una máquina inventada por Otto Rohwedder, un joyero nacido en Iowa y radicado en Missouri.

La cortadora de pan de Rohwedder: un arduo invento

Tal como relata la profesora de historia de la Universidad de Baltimore (EE.UU) Elizabeth Nix en History, la búsqueda de Rohwedder para hacer realidad el pan de molde no estuvo exenta de desafíos. Un incendio en 1917 destruyó su prototipo y sus planos.

Además, tuvo que enfrentar el escepticismo de los panaderos, quienes pensaban que los panes cortados en fábrica se volverían rancios o se desmoronarían con rapidez.

Sin embargo, en 1928, la cortadora de pan de Rohwedder, motorizada y con múltiples cuchillas, se hizo realidad. Comenzó a funcionar en la Chillicothe Baking Company de Frank Bench, un amigo del inventor.

La cortadora de pan de Otto Rohwedder. Fuente: Wikipedia

Un pan de molde “sorprendente”

El novedoso artilugio de Rohwedder fue recibido con un informe entusiasta en la edición del 6 de julio de 1928 del Chillicothe Constitution-Tribune.

La publicación señaló que se trataba de un pan de molde “sorprendente”, que podía causar “una emoción de placer al ver por primera vez una barrada de este pan en la que cada rebanada es exactamente la contraparte de sus compañeras”.

Las rebanadas eran tan limpias y precisas que, sin duda, superaban a cualquier rebanada cortada a mano con un cuchillo.

El artículo también relataba que se habían realizado “investigaciones considerables” para determinar el grosor adecuado para cada rebanada: un poco menos de media pulgada.

Un éxito asegurado, pero no exento de polémica

El pan de molde no tardó en convertirse en un éxito en los Estados Unidos, aunque la polémica continuaba.

Muchos panaderos aseguraban que era solo una moda pasajera, aunque en 1930 ya se podía encontrar pan de molde en la mayoría de ciudades del país.

En ese momento, el pan elaborado comercialmente ya se había convertido en un producto de consumo diario, mientras que en décadas anteriores la mayor parte del suministro todavía era casero.

Suavidad y frescura

Los panes producidos en fábrica fueron diseñados para ser más suaves que los preparados en casa o en pequeñas panaderías locales.

La suavidad del pan se convirtió en un factor esencial para el público. Según relata el historiador gastronómico Aaron Bobrow-Strain en su libro White Bread, los consumidores de pan equiparaban la suavidad de este alimento con su frescura. Por ello, los panes más suaves eran un producto muy codiciado

Sin duda, este era el momento ideal para la comercialización de una máquina rebanadora automática porque, como dice Bobrow-Strain, estos panes modernos, más suaves, “se habían vuelto casi imposibles de cortar limpiamente en casa”.

Pan de molde sin conservantes: ¿en qué se diferencia de un pan de molde común?

La diferencia principal entre un pan de molde sin conservantes y uno con conservantes radica en la presencia de ingredientes artificiales agregados con el fin de prolongar la vida útil del producto y mantener su frescura por más tiempo.

Otras diferencias importantes son:

El tipo de ingredientes

Los panes de molde sin conservantes generalmente contienen una lista de ingredientes más corta y natural.

Suelen estar hechos con harina, agua, levadura, sal y, en algunos casos, otros ingredientes naturales como aceites vegetales.

En cambio, los panes de molde con conservantes pueden contener aditivos artificiales como sorbato de potasio, propionato de calcio o benzoato de sodio, que actúan como conservantes para prevenir el crecimiento de moho y mantener la frescura del pan durante más tiempo.

Vida útil

Los panes de molde sin conservantes tienden a tener una vida útil más corta en comparación con los que contienen conservantes.

Esto se debe a que los conservantes artificiales pueden prolongar la frescura del pan y retrasar su deterioro.

Sin embargo, los panes de molde sin conservantes suelen ser más frescos y tener un sabor más auténtico debido a la ausencia de aditivos artificiales.

Sabor y textura

Los panes de molde sin conservantes suelen tener un mejor sabor y una textura más auténtica en comparación con aquellos que contienen conservantes.

Esto se debe a que los aditivos artificiales pueden afectar el sabor y la textura del pan, dándole un carácter más artificial.

Impacto en la salud

Aunque los conservantes utilizados en los panes de molde están aprobados por las autoridades alimentarias y se consideran seguros en las cantidades permitidas, algunas personas prefieren evitar los aditivos artificiales en su dieta debido a preocupaciones sobre posibles efectos adversos para la salud a largo plazo.

Beneficios del pan sin conservantes

Generalmente, el pan sin conservantes puede ser una opción más saludable en comparación con el pan que contiene estos aditivos.

Esto se debe a que al pan se le añaden conservantes y productos químicos para prolongar su vida útil y mejorar su textura, apariencia y sabor, pero también pueden tener efectos negativos para la salud en algunas personas.

El pan que no contiene conservantes ni productos químicos suele elaborarse con ingredientes simples como harina, agua, levadura y sal. Este tipo de pan a menudo se denomina pan “artesanal” o de “masa madre” y normalmente se vende fresco y se consume en unos pocos días.

Comer pan sin conservantes ni productos químicos puede tener varios beneficios potenciales para la salud:

Mejora la digestión

Algunas personas pueden ser sensibles a los conservantes y químicos utilizados en el pan, lo que puede causar problemas digestivos.

El pan elaborado con ingredientes simples puede ser más fácil de digerir y menos propenso a causar problemas digestivos.

Menor ingesta de sodio

Muchos panes que contienen conservantes y productos químicos también tienen un alto contenido de sodio.

El pan elaborado con ingredientes simples, como el pan de molde sin conservantes, puede ayudar a reducir la ingesta de sodio y promover la salud del corazón.

El pan de molde sin conservantes ni gluten de Leon The Baker es uno de nuestros panes más bajos en sal.

Más nutrientes

El pan elaborado con harina integral puede aportar más fibra, vitaminas y minerales que el pan elaborado con harina refinada.

El pan integral también puede ayudar a regular los niveles de azúcar en sangre y promover la sensación de saciedad.